Fundación YouBank

¿Quiénes somos?

Home  >>  ¿Quiénes somos?

La Fundación Youbank, es una entidad sin ánimo de lucro, constituida en Málaga en marzo de 2.009.

No recibe ningún tipo de ayuda pública.

Su objetivo fundacional es ayudar al ciudadano, en estos momentos de crisis económica, defendiendo sus derechos y asesorándole en su relación con las entidades financieras.

Inscrita en el Registro de Fundaciones del Ministerio de Educación con el número de registro 1336.(Cif G93056463)

José La Calle

José Lacalle Márquez, es el Presidente de la Fundación Youbank. Su  experiencia profesional en el sector bancario de mas de 20 años, desempeñando funciones directivas en Bankinter (Dtor. Banca de Empresas Andalucia Oriental) y en Cajamar ( Dtor. Territorial de Andalucia), le permite tener un conocimiento de los intereses y comportamientos de los bancos.

Su formación académica, como Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales ( Universidad de Alcalá de Henares), Máster en Economía y Dirección de Empresas ( Instituto Internacional San Telmo, Sevilla) Experto Mediador (Uned) y Experto en Derecho Bancario ( Unia) le permite tener una experta visión de los derechos de los consumidores de los servicios bancarios.

En 2.008 decidió dedicarse al asesoramiento financiero y constituyó la Fundacion Youbank para mejorar la relación entre los bancos y sus clientes, defendiendo los intereses de los ciudadanos ante los evidentes abusos bancarios y la desprotección de los ciudadanos.

Ha participado en el Parlamento Europeo en mesas creadas ante los abusos bancarios y la petición realizada para la eliminación de la cláusula suelo y devolución de lo cobrado indebidamente,  con mas de 25.000 firmas de apoyo, ha sido aprobada por el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo

 

4 Comments so far:

  1. Antonio dice:

    Me encanta conocer una Fundación sin ánimo de lucro. Espero que beneficie a muchas personas que necesitan ser informadas y quizá le faltan recursos y oportunidad.

    Enhorabuena y les deseo muchos éxitos, que falta hacen para combatir los abusos codiciosos.

  2. Jose Lacalle dice:

    Muchas gracias por tu comentario

  3. JOSE LUIS dice:

    …ya se ha pronunciado el abogado,por supuesto afavor de los bancos, y ahora que,seguimos como corderitos,esperando que nos hagan otra mas gorda,…y somos 2000000,de votos,2000000 que podemos darle la vuelta a la tortilla, 2000000 que seguimos embobados creyendo que nos van a devolver lo que nos han robado,mentiras,todo lo tienen preparado para seguir produciendo macroestafas,,el gobierno,europa ,la justicia ,siempre a favor de los poderosos,todo una mentira,nos decían que se ponían a favor del mas devil,mentiras y mas mentiras….y somos 2000000

    Pd;;de 7000 millones ¿Cuánto le habran pagado al abogado de los cojones?
    ESTOY INDIGNADO,NO LO SIGUIENTE

  4. Miguel ángel Rodrigo dice:

    Estimado Sr. Lacalle:
    Agradezco muy sinceramente sus esfuerzos, su dedicación y el de su fundación a ayudar a los demás, lo que honra a cualquier ser humano.
    Como en otras ocasiones similares, me avergüenza no haber colaborado en esta campaña, limitándome a una firma y quizás un comentario en su petición a través de la plataforma change.org.
    Me avergüenza al tiempo que para soportar mi vergüenza me reconozco débil, psicológicamente, como para entablar o apoyar a muerte este tipo de luchas: me siento débil e incapaz de luchas blandas, de luchas que mendigan el cumplimiento de la legalidad, la erradicación de los abusos, en este caso de las cláusulas abusivas y sus efectos. Y si decido luchar será, sin duda, una lucha a muerte, esperando que nadie interprete esta expresión literalmente, o en contra de la ilegalidad recogida en la ley mordaza, por ejemplo, sino como expresión retórica que supongo que deja clara la indignación y mi desolación ante la sensación de anomia provocada por la dejadez de la justicia, de la presunta Justicia.
    No es fácil que una decisión, aunque sea urgente, de los tribunales de Justicia europeos, españoles o mundiales, restablezcan mi confianza en la justicia: es imposible. Considero que se ha asesinado al Estado de Derecho, que se ha implantado un estado totalitario a todos los niveles, con mayor o menor abuso de poder en función, únicamente, de la capacidad de imposición injusta de las personas que dominan en cada nivel. No les importa la la cuestión básica de la ética: ¿es justo esta medida que voy a tomar, este objetivo? Sólo se preocupan de la cuestión técnica: ¿Cómo podemos imponer estas medidas con el menor coste para nosotros mismos? ¿Cómo podemos retorcer la ley para que nos permita sacar adelante esta propuesta sin que se vuelva contra nuestros intereses?
    El mismo tipo de cuestiones se plantea un ladrón de gallinas o de bancos: ¿Cómo puedo robar sin que me detengan?
    No se plantean (en el caso de los ladrones quizás me permito imaginar cierta preocupación moral que les llevará por ejemplo a seleccionar a sus víctimas) el daño que hacen a los demás sus decisiones, sus maquinaciones. Esto es tan antiguo como Maquiavelo, al menos.
    Tras mi afirmación de que considero que estamos ante estados totaliitarios, termino recitando uno de los considerandos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una de las expresiones con las que se justifica la urgencia de esa Declaración:
    “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión;”
    Pues con eso termino. Y con mi convicción de que a los poderes totalitarios que nos dirigen tampoco les preocupa demasiado es posible rebelión, que probablemente se plantean como simples daños colaterales.
    Un saludo, y mis mejores deseos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*